11 agosto, 2018 | Aviación, Aviación Comercial, Destacados

El avión de carga más grande del mundo operó por más de un mes en iquique, trasladando calderas a la termoeléctrica “Entre Ríos” ubicada en Cochabamba, Bolivia.
Desde el 27 de junio operó en Iquique el Antonov AN 225, el avión de carga más grande del mundo que este domingo finalizó sus operaciones en el aeropuerto Diego Aracena. En total fueron doce los viajes que la máquina de 175 toneladas (sin combustible) realizó desde dicho terminal aéreo rumbo a Cochabamba, Bolivia, hasta donde trasladó las calderas de la termoeléctrica “Entre Ríos”, carga de 154 toneladas. Hernán Barrera, gerente de operaciones de HBO Cargas, empresa que coordinó la operación en conjunto con la compañía Hansa Meyer, comentó que “esto no tiene precedentes a nivel mundial, que un Antonov AN 225 vuele tantas veces a un mismo punto, con esa cantidad de toneladas.

Asimismo, detalló que la operación se realizó con un movimiento multimodal de carga (puerto al aeropuerto) que partió cuando las calderas fueron desembarcadas desde la nave BBC Pearl St. John’s proveniente desde Asia, los que estaban distribuidos en doce módulos que medían 15,8 metros de largo, por 5 metros de ancho, los que eran trasladados de noche en un camión con una plataforma 38 metros y con resguardo policial, para no intervenir en el tránsito vehicular de la ciudad

Con esta operación quedo en evidencia las capacidades operacionales de ambos aeropuertos para trabajos con aviones de grandes dimensiones y cargas pesadas

Banner Content

0 Comments

Leave a Comment

Espacio publicitario:

DELPHOS MAGAZINE TV

Espacio publicitario:

Espacio publicitario:

[instagram-feed]